Hijos del Reino

en

Hijos del Reino; Hispania, Siglo VI; Continua viviendo la Leyenda.

Autor: Sergio Tapia

Segundo Libro de la Saga; Sangre, sudor y hierro. 
Continúa una gran historia; Tras la caída del Imperio Romano de Occidente, nuevas fuerzas se disputan el control de Hispania.
El joven reino visigodo se debate entre disputas intestinas y nuevas amenazas, que pretenden atentar contra su integridad.

Asistimos al dramático desenlace en la confrontación entre el rey Leovigildo y su hijo primogénito Hermenegildo. Lo que podría haber sido un atisbo de luz y de esperanza, será cegado por las sombras de la guerra y un camino aciago de sangre y de dolor, que marcaran para siempre al futuro rey Recaredo.

 

Los visigodos fueron la rama de los pueblos godos perteneciente a los pueblos germánicos orientales.

Los visigodos surgieron de grupos góticos anteriores (posiblemente de los tervingios)​ que habían invadido el Imperio romano a partir de 376 y habían derrotado a los romanos en la batalla de Adrianópolis en el año 378. Los visigodos invadieron Italia bajo el mando de Alarico I y saquearon Roma en el año 410. Se establecieron en el sur de la Galia como federados del Imperio romano, y tras la derrota contra los francos en Vouillé en el año 507 pasaron a establecerse en Hispania ocupando el vacío de poder que había dejado la caída del Imperio Romano de Occidente conviviendo de hecho y de derecho con la población hispanorromana. Originalmente también convivieron con los bizantinos que ocupaban las regiones de la Cartaginense, y con los suevos que habían fundado su reino en la antigua Gallaecia con capital en Braga; y los vascones en el tramo pirenaico. No obstante a lo largo de los años fueron expulsando, o como mínimo limitando el poder, de estos actores en territorio peninsular abarcando su reino toda la península y la Septimania disputada en ocasiones por los francos. Dados a la disputas sucesorias, habituales, fueron derrotados por los árabes a los que inicialmente contactó una facción como mercenarios, en la batalla de Guadalete en el año 711 y su reino fue sometido al pujante Califato Omeya que avanzó hacia el norte sin apenas oposición hasta Tours.

Comentarios

comentarios