Euro Digital 2024: Avances Tecnológicos y Estrategias del BCE en la Era de las CBDC

El desarrollo del euro digital, una moneda digital de banco central (CBDC) propuesta por el Banco Central Europeo (BCE), incorpora diversas tecnologías, manteniendo un enfoque en la seguridad y accesibilidad para los ciudadanos y empresas de la eurozona. Este proyecto representa un importante avance hacia la digitalización de la moneda, ofreciendo una alternativa moderna al efectivo y otras formas de dinero.

El euro digital funcionará de manera similar a las criptomonedas, pero con diferencias significativas. Los usuarios tendrán monederos digitales, no pertenecientes a empresas privadas, sino a bancos comerciales. Estos monederos podrán almacenar euros digitales, que se obtendrán directamente del BCE. A diferencia de las criptomonedas y stablecoins, el euro digital será emitido por el BCE y contará con la infraestructura y respaldo de las entidades bancarias tradicionales.

El BCE ha enfatizado que el euro digital coexistirá con el dinero en efectivo, sin reemplazarlo completamente. Este proyecto busca modernizar el sistema monetario y adaptarlo a las necesidades de una economía cada vez más digitalizada, al tiempo que mantiene opciones para quienes prefieren el efectivo.

El diseño del euro digital propuesto no ofrece tecnológicamente nada que no se encuentre ya en el espacio cripto, pero tiene la ventaja de ser emitido y respaldado por el BCE. Esto podría implicar un mayor control y potencialmente menos privacidad para los usuarios, ya que cada euro digital pertenecerá al BCE y no al propietario del monedero. Esto difiere del dinero físico, cuyo uso es más difícil de rastrear y controlar por parte de las autoridades.

En cuanto a la implementación, el proyecto del euro digital se encuentra en la fase de preparación desde noviembre de 2023. Esta fase implica definir las bases para la posible emisión del euro digital y escoger a los proveedores para el desarrollo de la infraestructura necesaria. Dos empresas que ya han recibido luz verde del BCE para participar en este proyecto son Worldline y Monei. Worldline está trabajando en el desarrollo de una interfaz de usuario para pagos peer-to-peer offline, mientras que Monei está lanzando un token vinculado al euro.

La decisión final sobre el lanzamiento del euro digital se tomará después de esta fase de preparación, con expectativas de que el euro digital no esté disponible hasta 2026 como pronto. Durante su implementación, se espera que coexista con la moneda fiat actual, ofreciendo a los usuarios una opción digital junto con el efectivo tradicional.

En resumen, el euro digital es un paso significativo hacia la digitalización de la moneda en la eurozona, buscando combinar la seguridad y estabilidad de una moneda emitida por el banco central con las ventajas de una infraestructura digital moderna. Sin embargo, aún se están finalizando los detalles sobre su funcionamiento, limitaciones, y la infraestructura necesaria para su implementación y uso generalizado.

Las stablecoins

Las stablecoins están emergiendo como un instrumento financiero clave para facilitar los pagos internacionales, con una adopción creciente tanto en Europa como en América Latina. Estas monedas estables, vinculadas a monedas fiat como el euro, ofrecen ventajas en términos de estabilidad y seguridad en comparación con las criptomonedas tradicionales.

En el contexto europeo, varias stablecoins referenciadas al euro están ganando terreno. Algunas de las más destacadas incluyen Stasis Euro (EURS), Euro Coin (EUROC) de Circle, agEUR (AGEUR), Celo Euro (CEUR) y EUROe. Cada una de estas stablecoins tiene características únicas, pero todas buscan combinar los beneficios de las criptomonedas con la estabilidad del euro.

En España, el proyecto EURM de MONEI representa un desarrollo significativo en este campo. Autorizado por el Banco de España para pruebas en su Sandbox financiero, EURM es un token vinculado al euro que facilita el envío de dinero a nivel mundial. Cada token representa un euro físico, y las reservas son custodiadas por entidades financieras de referencia en España, como BBVA y Caixabank. Este sistema promete una mayor eficiencia y seguridad en los pagos y transferencias digitales, tanto a nivel nacional como internacional.

Sin embargo, el Banco de España también ha expresado preocupaciones sobre los riesgos estructurales que podrían implicar las stablecoins, especialmente en términos de la estabilidad financiera. Esto se debe a las interconexiones entre el mercado financiero tradicional y las stablecoins, así como la posible erosión de la capacidad de captación de depósitos del sector bancario.

La adopción de stablecoins para pagos internacionales podría transformar la manera en que se realizan transacciones financieras, ofreciendo rapidez, reducción de costes y eficiencia. Sin embargo, es fundamental abordar y mitigar los riesgos potenciales asociados para asegurar un desarrollo sostenible y seguro de estos instrumentos en el sistema financiero global

Comentarios

comentarios

error: Content is protected !!

Usamos cookies técnicas, no de recopilación de datos. Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar